Todos quieren un cambio pero nadie quiere cambiar

Por Carlos Zenozaín

Si sale o no sale la Ley Ómnibus nada va a cambiar en el país porque esto es un problema cultural que se divide en dos partes.

La primera es que los que defienden que salga la ley creen que se termina de votar mañana o el viernes y el lunes somos Suiza y vamos a nadar en dólares, la mayoría son fáciles de engañar
No olvidar los que creían que cien mil pesos iban a pasar a ser cien mil dólares con Milei

La segunda es los que no quieren que salga la ley, que son los que vivieron siempre de planes y en la cómoda durante veinte años
Ahora ven peligrar sus privilegios y quieren armar bardo para que se suspenda la sesión

Ambos grupos tienen algo en común: quieren que otros les solucione los problemas (que están arraigados desde hace décadas tanto en el sector político como en la sociedad)
Todos quieren vivir bien y con el menor esfuerzo, se ha perdido la cultura del trabajo

Muchos quieren que un Mesías solucione de un día para el otro las cagadas producidas por el kirchnerismo/peronismo durante setenta años, esos mismos que piden un cambio YA son los que, sin embargo, votaron a esos gobiernos de mierda que nos pusieron en esta situación

El peronismo disfrazado de menemismo, después de duhaldismo, después de kirchnerismo siempre les dijo a la gente lo que querían escuchar
Entonces los genios del voto desde el retorno de la democracia se dejaron seducir por el canto de las sirenas sin siquiera analizar la política

De esa manera llegamos a una encrucijada de la que va a costar salir, porque no se trata solamente de sacar al kirchnerismo del poder, sino cambiar la mentalidad del argentino promedio
El típico argentio que se la tira de vivo, el garca, el que hace gala de la ‘viveza criolla’

Porque son vivos para muchas cosas menos para elegir a sus gobernantes y cuando llega uno medianamente normal lo sacan a patadas o mediante el voto castigo porque ese presidente republicano tiene la osadía de pedirles salir de esto trabajando

Macri fue eso, quien trató de humanizar a una parte de la población que no tiene el más mínimo sentido común ni deber cívico de poner como prioridad el respeto a las instituciones
Casi la mitad de la sociedad forma parte de una masa popular con mentalidad subdesarrollada

Macri dijo en su momento ‘Para que haya un cambio primero debemos cambiar cada uno de nosotros’
John F. Kennedy dijo ‘No pienses qué puede hacer tu país por ti. Piensa qué puedes hacer tú por tu país’
Esa es la parte más difícil y por lo menos por ahora no veo que vaya a cambiar

Veo a la sociedad con una mentalidad muy adolescentona, todos quieren tener la razón y lo demuestran de una manera irrazonable
De nosotros depende, ni de Milei, ni de Macri, ni de cualquier iluminado que pueda aparecer de acá a 2027.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *