El cero a la izquierda política

La historia cuenta que, en la numeración romana, la griega y la judía no existía el número cero, tan fundamental en nuestras operaciones matemáticas (y políticas) actuales. Fue recién para el año 500 a. de C. cuando apareció el ábaco romano (se pianta un lagrimón), que ya utilizaban en China pero que, sin embargo, tampoco daba la posibilidad de marcar una cifra que contuviese o representase el cero.

Este caos numerológico se mantuvo por casi un milenio, hasta que un matemático indio se le ocurrió que se podía utilizar un símbolo particular que representase la hilera de cuentas del ábaco vacía. ¡Y así nació el cero!

Aunque no tuvo importancia práctica hasta bien entrado el siglo XVII, se concretó definitivamente en Europa para luego extenderse al Occidente en su ya conocido sistema decimal con el propósito de designar el símbolo de la nada. En el mundo político argentino, ceros a la izquierda redundan en ejemplos.

Y en la actualidad ese cero tiene el semblante de Alberto Fernández, quien se ha convertido en la sombra y en la tartamudez nervioshhha (sic) de la multiprocesada vicepresidente. El presidente Fernández ya no puede disimular el usufructo y administración de un poder cuya titularidad pertenece a Cristina Fernández, ideóloga y estratega de la fórmula presidencial ganadora en los comicios del 2019.

Y gasta, además, muchas energías en reforzar la idea de estar convirtiéndose en un presidente sumiso (¿Acaso querrá participar a futuro, cuando ya no preste más utilidad en la tiranía K, en la remake de las 50 sombras?). La legitimidad del liderazgo de Alberto, ya no caben dudas, es de ejercicio, y nunca fue por derecho propio. Botones de muestra también sobran y no hace falta repetirlos; día a día vemos como se amplía el bastión ultra kirchnerista en los altos cargo de poder y decisión gubernamental.

Ahora ya saben, desde el siglo XVII habitan entre nosotros individuo que son un cero a la izquierda. Lamentablemente la reproducción no cesa y avanza exponencialmente en el sector político. Por supuesto, siempre en pos del beneficio común…común a ellos ¿Qué creíste? ¿Qué el bienestar iba a ser para la sociedad argentina en su conjunto? Si pensás así, te informo con pena que pasás al bando de los ceros a la izquierda.

Por: Virginia Canal

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.