¡Lilita y Sergio Tomás… un solo corazón!

Por Fernando Shina

Desde la oposición se insiste, y con razón, en no politizar la imprescindible, milagrosa y masiva campaña de vacunación que los argentinos nos debemos con urgencia. Es que, desgraciadamente, esa es la única chance que nos queda para no morir en manos del gobierno genocida (PERONISTA) del Presidente Fernández.

Cuando Argentina ya cuenta más de 70.000 cadáveres en la morgue, se debe tener mucho cuidado y RESPETO para no mezclar la ciencia médica con el oscuro discurso de los aun más oscuros políticos locales; Eliza Carrio entre ellos. Cuando Lilita declara que su condición patriótica le impide vacunarse en Miami, implícitamente está señalando que Mauricio Macri, que sí se vacunó en Estados Unidos, carece de los atributos patrióticos que ella asegura tener de sobra.

En resumen: Lilita Carrió está haciendo política con las vacunas. Es una charlatana, entonces. Todo aquel que pueda vacunarse, siguiendo los protocolos legales, debe hacerlo en cualquier parte del mundo que haya vacunas. Todos tienen derecho y razones para vivir y para tener ganas de seguir viviendo.

Además, esta simpática lenguaraz debe saber que todo argentino que se vacune en el exterior dejará libre una vacuna que podrá ser utilizada por otro argentino que carezca de los medios, que a Macri le sobran, para vacunarse en el extranjero. Lilita debería estar investigando la inmoralidad imperdonable de los vacunados peronistas VIPHDP.

Sin embargo, ella sabe que le da más rédito político diferenciarse de Macri que laburar en serio sobre temas serios. Esta colorida señora, de lengua filosa e ideas políticas cada vez más inofensivas, día a día se asemeja más al acomodaticio Sergio Tomás Massa, ese PERONISTA que iba a barrer a los ñoquis de La Cámpora, pero terminó siendo la alfombra donde ellos se limpiaron el estiércol de sus zapatos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.