Guillermo Seita, el operador anti M detrás las sombras de la política

Por Carlos Zenozain

Nacido en Buenos Aires hace 65 años en los monoblocks del barrio 17 de octubre de Villa Pueyrredón formó parte de la organización peronista Guardia de Hierro y se mudó a Mar del Plata en 1984. En ese entonces como asesor del Sindicato de Pesqueros conoció y se hizo amigo de Domingo Cavallo, con quien llegó a ser jefe de gabinete de la Cancillería y el Ministerio de Economía.

En los ‘90 conoció a Menem, que lo nombró secretario de Medios y jefe de campaña en 1994. Esa relación lo catapultó a los círculos de poder donde tejió una amplia red de contactos y desde la cual maneja todos los entramados de la política.

Junto a Mariela Fornoni y Mariana Foutel creó Management & Fit, su primera agencia de clipping y  con su esposa Ivonne Cikurel tiene una consultoría llamada Off On, también es titular de una empresa de auditorías de medios Ejes y en los últimos años sumó una compañía de big data y comunicación digital llamada Prosumia junto a un socio llamado Gastón Douek y además tiene negocios vinculados a medios como Espacio Clarín en Mar del Plata y la franquicia local de CNN Radio y adquirió radio Belgrano al grupo Brito.

Uno de sus amigos más cercano dentro de la política es Juan Schiaretti, con el actual gobernador de Córdoba mantiene un fuerte lazo de amistad desde principios de los ’90 cuando éste era Secretario de Industria de Cavallo y Seita estaba en Cancillería. Otro de sus mas íntimos de la política es el actual ministro de la Corte Suprema de Justicia de la Nación el polémico Ricardo Lorenzetti.

Los tejes y manejes de la política de ‘Guille’

Si bien los contactos de la política le dieron un protagonismo impensado, a fines de los ’90 fue el director de diario Clarín, Héctor Magnetto (a quien conocía desde la secretaria de medios durante el gobierno menemista) quien lo posicionó en la agenda mediática. ‘Largate con todo que yo te respaldo’ le habría dicho el dueño del diario más leído.

Unos años antes había renunciado a la secretaria de medios del gobierno de Menem por mostrar su desacuerdo con el riojano de presentarse a la reelección, en ese entonces decidió refugiarse en la consultoría… hasta que apareció el grupo Clarín y de ahí su protagonismo detrás de las sombras del poder fue imparable hasta la actualidad.

Entre sus clientes se encuentran los gobernadores Juan Schiaretti, Omar Perotti y el ex gobernador salteño Juan Manuel Urtubey. Se sumó al equipo de Francisco De Narváez después de que le ganara a Néstor Kirchner en las legislativas de 2009 y entrenó también a Scioli y Massa con una misión que no llegó a buen puerto.

En 2011 había asesorado a Horacio Rodríguez Larreta y Martin Lousteau cuando compitieron por la Jefatura de Gobierno de la ciudad de Buenos Aires. En la elección presidencial de 2015 asesoró a los tres candidatos: Mauricio Macri, Daniel Scioli y Sergio Massa, a raíz de esto Seita cuenta como anécdota que Macri le decía ‘Ginóbili’ porque era el único que tiraba triples y que nunca tuvo problemas en manejar la imagen de los tres candidatos al mismo tiempo.

A Massa lo conoció a través del publicista Ramiro Agulla (titular de la agencia Agulla & Baccetti, muy conocida a comienzos de 2000 por las campañas publicitarias de las compañías cerveceras) cuando trabajaron juntos en la campaña de De Narváez en las legislativas de 2009, a partir de ese momento comenzó una alianza comercial y política que lo pone como protagonista nuevamente hoy con vistas a las elecciones legislativas de septiembre y noviembre.

Las alianzas y acuerdos para buscar una tercera vía

Para las elecciones presidenciales de 2019 fue uno de los impulsores del peronismo no K y quien armó la alianza electoral que reunió a Sergio Massa, Juan Manuel Urtubey, Juan Schiaretti y Miguel Ángel Pichetto, para dicha reunión ninguno de los candidatos quiso ser anfitrión para no generar rumores, entonces Guillermo Seita ofreció una moderna oficina en el piso 21 de Avenida del Libertador al 600 donde tiene los despachos de Management & Fit.

“Si les preguntan dónde estaban, digan que era la oficina de un amigo en común”, ordenó el consultor. Pero la locación finalmente se filtró y Seita quedó al descubierto como el gran titiritero. De todas maneras el armado de esa alianza no tuvo correlato en el tablero político nacional, el pragmatismo político de Massa y Pichetto los terminó llevando para el lado de Cristina y Mauricio respectivamente.

También forjó un vínculo con el santafecino Perotti -a quien hoy asesora en el armado de Hacemos Santa Fe- e impulsó el video de Schiaretti para convocar a Daniel Scioli, a Marcelo Tinelli y a dirigentes socialistas. Fueron intentos frustrados que hoy el armador busca reavivar, una vez más, con el kirchnerismo en la vereda de enfrente.

Asesora a los peronistas, pero también a Horacio Rodríguez Larreta y María Eugenia Vidal. Macri y Marcos Peña lo prefieren lejos, la supuesta amistad con Seita se resquebrajó en los últimos años a partir de algunos manejos del consultor en los medios en contra del ex presidente. Hace tiempo que Macri dejó de llamar al dueño de Management & Fit, muchos dicen que la fecha coincide con las encuestas negativas que la consultora comenzó a publicar en Clarín, de la mano de su socia, Mariel Fornoni.

La estrategia para sacar a Macri del escenario político

Mucho se habló en estos últimos tiempos sobre el rol de los grandes medios de comunicación para erosionar la imagen de Mauricio Macri en el escenario político argentino. Y mucho, sino todo, se debe al entramado que viene armando silenciosamente Seita, sobre todo en los medios que forman parte del grupo Clarín y el grupo América, del que también forman parte Juan Cruz Ávila y Sergio Massa.

Justamente el actual presidente de la Cámara de Diputados cobra protagonismo en el entramado a partir de su reunión con María Eugenia Vidal en EEUU durante junio pasado. Las casualidades no existen y mucho menos en la política, y justo después de ese viaje y ese encuentro con Massa la ex gobernadora de la provincia de Buenos Aires arrancó la campaña junto a Horacio Rodríguez Larreta para ser primera en la lista de legisladores por CABA dejando de lado a la candidata que querían los votantes, la ex ministro de Seguridad Patricia Bullrich.

En el ámbito de la provincia de Buenos Aires sucedió lo mismo con Jorge Macri, el funcionario del PRO con mejor imagen al que también ningunearon de la mano de Larreta, quien se dio el gusto de posicionar a su vice el ‘colorado’ Diego Santilli, quien va a la interna del partido con el neurólogo Facundo Manes, otro producto más de Seita y de poca aceptación dentro del electorado amarillo.

Tanto Patricia Bullrich como Jorge Macri se reunieron con una diferencia de casi una semana con Rodríguez Larreta en el mismo café de Avenida Libertador y Sánchez de Bustamante. Lo llamativo es cómo después de dichas reuniones con el Jefe de Gobierno porteño ambos candidatos declinaron sus aspiraciones al Congreso.

«La unidad de Juntos por el Cambio no está garantizada. Todos tenemos que trabajar para cuidarla y fortalecerla», indicó Jorge Macri. El intendente de Vicente López recordó que «hace 17 años fui uno de los fundadores de este espacio. Soy parte del crecimiento de esta fuerza que hoy cuenta con legisladores e intendentes. Como presidente del PRO tengo la responsabilidad de consolidar nuestro partido y construir una alternativa al kirchnerismo en 2023».

Seita es uno de los responsables de que el jefe de Gobierno porteño haya decidido ir a pelear, en estas legislativas, por el liderazgo de Juntos por el Cambio en abierto desafío a la autoridad de Macri. Así lo entienden sus rivales internos en las filas de Cambiemos, el macrismo puro, que afirma que Larreta se deja llevar por él y pone en riesgo la coalición antikirchnerista. Dicen que su frase de cabecera en estos días es “Para ganarle a Cristina, primero hay que ganarle a Macri”.

Dentro de todo este entramado, el encargado del ‘juego sucio’ es Gastón Douek, socio de Seita en Big Data Prosumia. “No hubo maquinaria más grande de ‘trolls’ que en México en 2012 y nosotros armamos esa maquinaria. Para que te hagas una idea: en un solo día, Twitter nos bajó 48.000 cuentas. Teníamos 150.000 cuentas (…) los trolls sirven a veces para ‘psicopatear’ al candidato o a su equipo y llevarlos a tomar malas decisiones. Si me preguntás si los utilizaría en una campaña, mi respuesta es ‘sí, los utilizaría’.

Douek es también uno de los ideólogos de la campaña de desprestigio de Macri en los grandes medios de comunicación, de muchos de sus programas emblemas y de algunos periodistas estrellas. Son fácilmente identificables cuando a algunos de ellos escuchamos decirles el tan mentado ‘Ah pero Macri’ o ‘el desastre que dejó el gobierno de Macri’, y uno de los grandes motivos de esto fue la decisión del ex presidente de bajar la pauta oficial en dichos medios durante su gobierno.

La estrategia de Seita es generar a través de las encuestas y de los medios afines el armado de una tercera vía de poder, trazado que quiso intentar en 2019 y no funcionó, esta vez quiere repetir pero ya dentro de las estructuras de Juntos por el Cambio. El apoyo de periodistas anti K pero que no simpatizan con Macri amplifican con precisión sus puntos de vista, el protagonismo del consultor es tanto como para convertirse al mismo tiempo en blanco de rencores tanto de laderos de Macri como de colaboradores de Alberto Fernández.

El ex presidente mantiene un encono directo con el consultor, al que nombró en un par de entrevistas como el responsable de la caída de su imagen, sobretodo en las encuestas que realiza Management & Fitch. Dentro de su circulo intimo se sabe del mal humor que ha generado en estos últimos días la movida de la interna partidaria, de la que sacó ventaja la agencia y se exageró en los medios. Lo que se le pasa por alto a Seita es que Mauricio todavía cuenta con el apoyo de la gente, la misma que vota sin dejarse influenciar por las malas artes de los medios.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.