El genocida y el triunvirato colaboracionista

Por Fernando Shina

En la semana se conoció la carta que Cecilia Nicolini (integrante del grupo de científicos fascistas que asesora al Presidente genocida) le mandó al CEO del fondo de inversión ruso que distribuye la Sputnik V.

La carta, aun siendo escandalosa, no dice nada nuevo; a lo sumo, pone en evidencia lo que ya se sabia: que el régimen PERONISTA y GENOCIDA liderado por Fernández (da lo mismo cuál de los dos) apostó política e ideológicamente a la vacuna rusa, como si ese remedio salvador fuera una causa revolucionaria.

Debe señalarse, sin embargo, que esa militancia gubernativa es absolutamente despreciable como praxis política, pero también fallida porque las vacunas no llegaron nunca al país. Hasta aquí, no hay ninguna originalidad: es otra mancha en el prontuario del nauseabundo peronismo que tanto complace al votante argentino.

Empero, la pregunta que deberíamos hacernos, aun sabiendo que se trata de un dilema retórico, es si la oposición ignoraba que todo esto estaba ocurriendo desde hace, por lo menos, un año. ¿Qué hizo el sinvergüenza de Rodríguez Larreta frente a esta situación que necesariamente debía conocer? ¡NADA!¿Qué hizo la exitosa abogada Lilita Carrió, que durante años nos prometió poner el cuerpo para salvar a la República? ¡NADA! Por el contrario; cuando la República la necesitaba, le puso el cuerpo a su nueva colección de ropa, como ilustran las fotos del posteo: ¡Qué charlatana impúdica! ¿Y María Eugenia Vidal, la bonaerense arrepentida, qué hizo frente a este crimen sanitario? Nada, tampoco.

Estuvo todo el año dedicada a su mudanza a la porteñisima Buenos Aires. Este triunvirato colaboracionista tuvo, a lo largo de toda la pandemia, un único objetivo: desmovilizar a la sociedad y, ya sea por causa o por efecto, allanar la tragedia sanitaria. ¡Dejemos de engañarnos! La historia enseña que no hay genocidio sin colaboracionismo. Los Fernández son los genocidas, pero este triángulo de falsos opositores son sus complacientes y necesarios colaboracionistas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.