¿Qué es CFK?

Por Paul Battistón

No todo suele saberse desde un principio, los polacos no sabían plenamente de todo lo que los nazis habían hecho en su territorio. Completaron el conocimiento de las barbaridades tras el retiro de los alemanes. Daba fe de este conocimiento parcial un testigo llamado Karol Wojtyla. La distancia temporal puede ser necesaria para completar la información pero una vez completada esta plenitud de información puede jugar agregando el falso dato de un supuesto pleno conocimiento inicial. Falso dato no escrito pero advertido como cierto o imposible de ser desconocido por quienes desde la distancia ven lo obvio de la completitud que el tiempo dio.

¿Que advertirán los argentinos a 30 años de distancia de este paramo temporal?
¿Qué información les agregara una retirada o una instalación definitiva de la barbarie K?
¿Qué falsa percepción les agregara con respecto a este presente el haber completado el conocimiento factico de lo que no vemos o desestimamos por suponer ilógico?
Se preguntaran quizás como permitieron que retomaran  el poder con una estrategia tan infantil. Seguro seria una cuestión a desentrañar desde un futuro libre de la barbarie K.

Cuestión que podría recibir como respuesta una certeza de cobardía  apoyada  por la inexacta prueba de la completitud de información dada por el tiempo o en contrapunto una cuestión de ingenuidad por el desconocimiento de la verdadera naturaleza de CFK limpiando este tiempo de la obviedad que solo dará la abundancia de conocimiento añadida desde una perspectiva libre del fenómeno en cuestión.

¿Cuántos realmente  perciben que es CFK y cuantos lo aceptaron de forma ingenua?
Si el futuro concluye en la abominación como figura representativa de Cristina, todos seremos vistos como responsables de haber tenido pleno conocimiento de esa oscura figura sin haber hecho lo suficiente contra su avance
¿Estamos libres de la información suficiente? ¿Una simple fachada fue suficiente para generar un olvido de información importante? ¿Queda más por descubrir?
Si aun hay una ausencia de conocimiento pleno será la que luego desde la perspectiva de una considerable distancia  habilitara  el  desarrollo de nuevos juicios sobre los  participantes  circunstanciales.

En el caso de Cristina Fernández es posible que la información este presente a través de lo que me animo a llamar  CFK. En el espectro K muchas voces peligrosamente irracionales dibujan un perfil de accionar que a primera vista parece tener escasa posibilidades de concretarse acorde a su irracionalidad pero con el paso de cierto tiempo sorprende con su concreción o intento del mismo. La exposición primaria de estas irracionalidades a través de voces supuestamente desautorizadas juega  de lubricante  para una forma futura de aceptación o resignación convirtiendo en supuesto debate el enojo repentino hacia esa figura periférica que lo expone dejando el repentino asombro para el instante y las figuras claves. Vicentin o la usurpación de las tierras de los Etchevehere son ejemplos de esa irracionalidad expuesta primera en forma abstracta por voces periféricas y concretadas en primera persona por personajes claves.

Existen otras voces particulares que por su razonamiento de barbarie deberían ser consideradas periféricas pero por la razón de tener cierto academicismo o ser directamente alumbradas por Cristina son aceptadas por los medios (no sin cierta cautela) como pensamiento propio de Cristina.
¿Qué diferencia la barbarie de estos elementos de cierto privilegio de la de aquellos otros que no son reconocidos como internos del espacio? La respuesta es nada, salvo ese toque mágico que significa un guiño de la jefa y la inmediata asignación de ese lugar por parte de los medios.

CFK es una red neuronal cuyo centro es Cristina pero su extensión esta determinada por el alcance de los impulsos neuronales a través de sus replicantes  (en los limites periféricos). Su pensamiento vivo escapa de esta red en forma de voces supuestamente desautorizadas. La clasificación de desautorizadas corre por cuenta de medios e informadores anta la imposibilidad de comprobar lo contrario. Personajes como Fernanda Vallejos o María Victoria Tolosa Paz ofician de discos duros extraíbles capaces de llevar en forma autorizada el copy paste del pensamiento original cristinista mediante el lenguaje del convencimiento propio solo por el blanqueo explicito de Cristina.

Rizzo, Brieva carecen de esa confirmación aun cuando paulatinamente sus fugaz verbales terminan llegando a lo factico.

Solo necesitamos fanáticas que no piensen decía Evita. El general piensa por nosotras y para un “régimen” es lo lógico, no se necesitan pensamientos opositores y tampoco en la misma dirección, esos los da el líder ¿para que más? Con Cristina es igual, seria estúpido pensar que fuera distinto. Es la evolución del mismo régimen, es una doctrina y requiere de fe para sus dogmas.
El fanatismo también evoluciona y la tecnología lo potencia, esta condición despierta un cierto detalle, el de esbozos de pensamientos propios, replicas reforzadas del pensamiento central.
¿Qué se puede obtener si además de ser fanático se es un fanático pensante? Quizás no precisamente aprobación. Desde la conducción central de este ente de multi individuos llamado CFK, ser mas cristinista que Cristina puede redundar en desbordes o destiempos provocando una molestia al tener que re direccionar planes o activar contenciones. Quizás el ejemplo más visible de desborde sea Grabois.

Las encuestas suelen dar una idea de la extensión de este ente llamándolo núcleo duro, se podría hacer cierta analogía con la red neuronal de IA que Elon Musk construye atrapando todo el planeta con su red de terminales sensitivas montadas en sus vehículos recorriendo caminos y alimentando el cerebro central de datos  para luego recibir de este el pensamiento (la orden).

CFK es una medusa con sus terminales capaces de llevar el pensamiento vivo de Cristina con total aceptación y convencimiento hasta su borde mismo tratando de absorber más masa neurálgica no pensante para su abominación.
Desde la polenta es una comida muy nutritiva, hasta Macri la fugo y todo lo que pueda haber quedado en el medio tienen su origen en Cristina y la periferia adopta y transmite con el convencimiento de pensamiento propio y critico.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *