La minería a cielo abierto: el negocio para unos pocos de Arcioni. Justificando lo injustificable

Por Virginia Canal

La problemática ambiental surge porque la magnitud de la explotación del conjunto de recursos naturales deriva muchas veces del prematuro agotamiento, degradación o, lo que es lo mismo, de un daño irreversible ocasionado a los recursos naturales. En ese orden de ideas, se puede afirmar que el perjuicio que sufre el ambiente está ligado, entre otras particularidades, a las actividades industriales por el crecimiento económico realizado —generalmente— de forma irracional y en nombre de las leyes de mercado que creen en ganancias a corto plazo sin contemplar los efectos colaterales presentes y futuros.

La contaminación es una de las tantas formas de introducir en el ambiente materiales ajenos a él que pueden derivar en el deterioro de la calidad de sus recursos y en graves e irreparables daños. En virtud de ello, la contaminación es toda alteración de los parámetros físicos, químicos y biológicos del medio ambiente que lo torna impropio o peligroso para el ser humano y para todos los seres vivos. Hay distintas fuentes de contaminación: urbana, industrial, agrícola y minera.

Con respecto a esta última, considerando especialmente lo que está sucediendo en la actualidad en Chubut tras la sanción de una ley que permite que en la zona de la meseta se desarrolle la megaminería, es imperioso señalar que una de las principales consecuencias (negativas) que representa la actividad minera es la contaminación del suelo y de las aguas en tanto esta actividad genera una continua exposición a contaminantes gaseosos, líquidos y sólidos que van a parar al suelo por acción del depósito de partículas sedimentadas o traídas por las aguas de lluvia, por el vertido directo de los productos de la actividad, por la infiltración de productos aguas provenientes de minas a cielo abierto, escombreras, etc., o por la disposición de elementos mineros sobre el suelo.

En la Patagonia ya se producen muchísimas actividades relacionadas a la explotación minera, especialmente por la extracción de petróleo, carbón, y uranio que provoca la contaminación de aguas superficiales y subterráneas. Esta descarga de tanta cantidad de sólidos residuales afecta la vida submarina y la disponibilidad del consumo de agua para el hombre, además de otras derivaciones nocivas. Entonces, si son públicas y notorias las consecuencias que ocasiona la contaminación minera al ambiente, al hombre y a todos los demás seres vivos, ¿por qué sancionaron en Chubut una ley que atenta contra el derecho a un ambiente sano y equilibrado, tal como consagra la Constitución Nacional (art.41)?

El gobernador Arcioni, ante los tumultos ocasionados en defensa de la protección del ambiente y en oposición a su lesión, solicitó a los pobladores “la oportunidad de pensar cómo damos trabajo a quienes no lo tienen, cómo generamos inversiones para industrializar nuestra producción, y con qué recursos mejoramos nuestra educación, nuestra seguridad y nuestra salud”. Le consultaría a Arcioni, ¿recién ahora recuerda que SU gente no solo necesita, sino que tiene el derecho adquirido a la educación, al trabajo, a la educación, al ambiente sano y, fundamentalmente a la salud? Además, también le hago mención a que nadie tiene un derecho adquirido a destruir al ambiente ni a apropiarse, por ejemplo, de su agua para actividades extractivas de alto impacto ambiental.

Finalmente, le aludo a que no hay persona humana o jurídica que ostente derecho alguno a aniquilar un ecosistema o la biodiversidad que este aloja para su beneficio personal. Su provincia padece desde vieja data una sostenida y adversa situación financiera y política. Entonces no pretenda justificar lo injustificable: negocios para pocos, destrucción para muchos. Explica Lorenzetti (“El nuevo enemigo. El colapso ambiental. Cómo evitarlo”, 2021) que “La solución de permitir sin límites lleva al desarrollo de un sector durante un tiempo, pero en el mediano plazo conduce al agotamiento de los recursos y a la pobreza” ¿Le traduzco Arcioni? Me parece que es bastante claro el concepto. Una visión de futuro viene de la mano de la protección PRESENTE del medio ambiente, porque sin un ambiente equilibrado y saludable, no hay futuro posible para nadie.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *