Quién es Álvaro González el diputado que faltó a la sesión por estar en Alemania

Por Carlos Zenozain

Álvaro González es un larretista ortodoxo. Peronista y ex titular de la comisión de Presupuesto de la Ciudad y subsecretario de Gobierno, fue armador en Santa Fe y colabora con la candidatura presidencial de Horacio Rodríguez Larreta. Es diputado desde 2015 por la Ciudad y uno de los que dialoga con el oficialismo.

Arrancó su carrera como un peronista acérrimo, en Santa Fe. Allí ocupó algunos cargos de tercera línea. “Me recibí en la Universidad Nacional del Litoral y cuando se vino la apertura democrática, empecé a militar en la facultad desde el peronismo; íbamos con Herminio Iglesias en contra de Raúl Alfonsín”, explica en su biografía. Lo llaman el “santafesino” porque en “el año ’55, como producto de la Revolución Libertadora, mi papá tuvo que salir disparado de Santa Fe y yo terminé naciendo en Buenos Aires. Mi papá había tenido bastante actuación en el primer y segundo gobierno de Juan Perón”.

Pero después habla más de su llegada al macrismo: “Había pasado ya la elección nacional del 2003, había jugado con Carlos Menem y con la actual legisladora Silvia Majdalani, que tenía una agrupación muy importante que era El aguante, empezamos a conversar cómo seguir políticamente más allá del resultado adverso. Ahí se me ocurrió que podíamos participar en las elecciones porteñas y que había dos espacios. Como soy peronista y Aníbal Ibarra no tiene nada de peronista, nos acercamos a Macri”.

En 2007 fue uno de los impulsores de polémicas leyes dentro del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, dentro de un paquete de 155 leyes que se votaron en una maratónica sesión en la legislatura bonaerense, le adjudican ser el impulsor de la sospechada ley de cocheras móviles y de fracasar en el intento de aprobar la construcción de unas millonarias torres en Bajo Belgrano.

El primer proyecto cayó envuelto en una sospechosa red de supuestas coimas. Esta ley permitía a las cocheras estacionar autos en los pasillos de los distintos locales, algo que venía funcionando desde hace años pero era una actividad ilegal y obviamente que entraña enormes riesgos en caso de un incendio, por ejemplo.

En una nota titulada “La inmobiliaria del macrismo y la torre de 45 pisos” del sitio de Anibal Ibarra, fue el primero en descubrir que “el legislador Álvaro González está muy apurado para votar una ley urbanística que afecta a la zona del Bajo Belgrano antes del 10 de diciembre”.

El punto en cuestión es la manzana perteneciente a la Embajada de Rusia (delimitada por las calles Blanco Encalada, Húsares, Olazábal y Cazadores). Según este articulo, González –ex titular de la comisión de Planeamiento Urbano- “pretende sancionar una norma que la construcción de una torre de 45 pisos (con plantas de 700 metros cuadrados) o, en su defecto, dos de 25 y 35 pisos, respectivamente (con plantas de 600 metros cuadrados)”.

Las sospechas de coimas denunciadas por el periódico digital La Política Online obligaron a los legisladores a “cajonear” este proyecto, el cual fue metido a las apuradas en la grotesca sesión maratónica del jueves 06/12/2007. Justamente detrás de esta iniciativa aparece mencionado González. “Morando lo firmó, pero Álvaro fue el motor”, confiaron voces de la Legislatura. El proyecto que finalmente se convirtió en ley con 38 votos a favor, dos votos en contra de Héctor Bidonde y Sergio Molina (ambos de Bloque del Sur), y cinco abstenciones de legisladores de la Coalición Cívica, fue el que no permite edificar las torres.

En 2008 fue uno de los artífices de la llegada del macrismo a Santa Fe, su amplia experiencia como operador político del peronismo santafesino le daba un respaldo fuerte para el armado, así presentó junto al ex ministro reutemista Daniel Germano una formación que sumaba a sectores independientes y también del peronismo ortodoxo de Santa Fe, además de contar con el apoyo de una importante fundación. Entre ellos está el ex intendente Héctor Caballero, hoy ligado a un sector del peronismo también ortodoxo.

Actualmente, el diputado se identifica con el sector «dialoguista» de Juntos por el Cambio, referenciado en Horacio Rodríguez Larreta y María Eugenia Vidal. «Me gustaría que fuera presidente en 2023», aseguró sobre el jefe de gobierno porteño. Desde su lugar en la Cámara, González aporta al armado nacional de «Horacio» de cara a su proyecto presidencial.

En resumen, el diputado Álvaro González no es un macrista de pura cepa, como él mismo lo reconoce ingresó a Propuesta Republicana no por sus ideales sino para encontrar la manera de ‘cómo seguir políticamente más allá del resultado adverso’, por eso no le importó faltar a una sesión de suma importancia para el país sino poder cumplir con sus deseos personales de viajar a Alemania para estar presente en el casamiento de su hija, demostrando estar lejos de la realidad de cada ciudadano que lo votó.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *