El acuerdo con el FMI y las limitaciones políticas de una desquiciada mental

Por Fernando Shina

El principio de acuerdo con el FMI, más allá de los dichos bravucones del Presidente Fernández, acordes a su condición de peronista, indigno y arrastrado, supone una buena noticia que, sin embargo, no tiene nada que ver con el arreglo. Veamos. El solo hecho de acordar con el organismo internacional pone de relieve que todo el discurso, tan aguerrido y disruptivo como vació y barato de la vicepresidente Fernández no es más que eso: un enunciado de banalidades intrascendentes.

Esto nos permite arribar a una conclusión importante: CFK no tiene otro poder real que el que, deliberada o ingenuamente, le asignan los medios de comunicación y la cobarde oposición cambiemita. Si la desquiciada mental tuviera poder real, sin dudas hubiera pateado el tablero y llevado a la Argentina directo a Venezuela. Esa es la buena noticia: Cristina no puede hacernos mas daño porque ya no tiene mas poder para hacerlo.

La mala noticia es que la oposición cambiemita, cómplice de este peronismo repugnante y genocida, no hace más que dar apoyos al gobierno que debe destruir antes de que destruyan lo que queda de la agónica República Argentina.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.