El inoperante ministro de medio ambiente, un tal Cabandié

Por Nacho Montes de Oca*

Hagamos un balance de la gestión de Cabandié en el manejo de la crisis de los incendios. Vamos a usar cifras concretas para mostrar que hubo imprevisión, desidia, 2.640 millones guardados y un desmanejo que comenzó con el nombramiento de gente sin preparación.

Los incendios nunca pudieron haber tomado por sorpresa a Cabandié. En 2020 se quemaron un total de 1,15 millones de hectáreas. En el Delta del Paraná, se perdieron 486.934. Otras 102.770 fueron en la Patagonia. En Córdoba 40 mil y hubo incendios en otras 14 provincias. Su gestión se basó en apoyar la Ley de Máximo K que obstruye el uso de la tierra incendiada bajo el supuesto que todos los casos obedecen a una ambición capitalista. Pero en el resto de las áreas, solo apunta a saboteadores, opositores y una sequía que siempre lo toma por sorpresa.

La emergencia hídrica, es decir la condición de sequía, fue declarada en 7 provincias en el decreto 482 del 24 de julio de 2021 por lo que decir que la rapidez con que se extendieron los incendios y la sorpresa que evitó una respuesta rápida es creíble como personaje de Lamothe. El ministerio reportó que en 2021 se quemaron 331 mil hectáreas incluyendo 65,7 mil en Córdoba. Pero en los primeros 50 días del año solo en Corrientes ya se quemaron 786 mil y la progresión indica que es cuestión de horas para que se triplique la cifra total del año anterior.

A eso le debemos sumar 80 mil de corrientes, 32 mil de la Pampa, 26 mil de San Luis, 7 mil de Salta 7 6 mil de Río Negro, por enumerar las provincias más afectadas y dejar fuera los focos en Buenos Aires que hace semanas causaron alarma en los medios locales. Entre enero y julio de 2021, el 52% de los incendios se produjeron en áreas naturales protegidas. Son 173.816 hectáreas de acuerdo a la Fundación Ambiente y Recursos Naturales. La mayoría en Entre Ríos. Todavía no comenzaban los incendios el Corrientes.

Entre 2021 y 2022 ya se presentaron en Diputados al menos 4 pedidos de informe al ministro para que informe sobre los problemas con el manejo del SMNF y las acciones concretas respecto a los incendios. Cabandié nunca se presentó a dar explicaciones ni respondió las demandas. El presupuesto de 2019 le asignaba 282 millones al Sistema Nacional del Manejo del Fuego. El de 2022, prevé 282,8 millones. Es decir que se comieron la inflación de dos años o, lo que es otra forma de verlo, recortaron el 42% en 2021 y otro 50,9% al no actualizar la cifra.

Lo mismo sucede con el Fondo Nacional para el Enriquecimiento y la Conservación de los Bosques Nativos. Recibirá en 2022 1.212 millones, lo mismo que en 2021. Se repite en el Programa Nacional de Protección de Bosques Nativos; 120 millones al igual que el año anterior. El problema que esos programas sirven para vigilar la preservación de bosques y recuperar áreas perdidas. Luego del incendio que afectó a muchas zonas protegidas, las provincias, encargadas de cumplir esa misión, solo recibirán en 3% de lo que estipula la Ley de Bosques.

En el caso de Corrientes, según el INTA se perdieron 28 mil hectáreas de bosques nativos por los incendios. Entre 2010 y 2018 se habían perdido 3.163 hectáreas y se consideraba un desastre. Entre 2019 y 2022, el dinero que recibió la provincia para ese fin bajó del 4,7% al 3%. En el presupuesto del SMNF, al ir a las acciones, en “Equipamiento Unidades Regionales para la Lucha contra Incendios” se lee que hay solo 3 en todo el año. Ese fue el despliegue federal Y la capacitación para combatir el fuego incluyó a 1.000 agentes, la mitad que en el año 2019.

Al observar la cantidad de horas de vuelo asignadas, se observa la cifra de 3.500. En 2019 eran 7.200 horas y se utilizaron 2.353 porque no hubo tantos incendios como en los años. Como consecuencia de los recortes, la cantidad de aviones hidrantes bajó de 25 a 6 en 2021. En 2020 el ministerio ejecutó el 65% de su presupuesto del Plan de Manejo del Fuego, por lo que se perdió un tiempo crucial para preparar los medios y el personal especializado. En diciembre de 2021, Cabandié reasignó 383 millones del ministerio al SNMF. Pero con un detalle…

La Resolución 435 hizo uso de 168 millones de un fideicomiso que maneja el banco BICE SA y que recoge el 3 por mil de cada cobro de seguros. Siempre hubo medios para comprar y alquilar aviones o equipar brigadas nuevas. Pero los incendios, aun no eran un tema que les preocupara. Cuando se dieron cuenta del desastre político, Manzur y Cabandié se apuraron a firmar la Decisión Administrativa 145 que le asignó 4.000 millones al SNMF del fideicomiso con el BICE. Pero eso fue recién el 10 de febrero pasado, cuando el ministro volvió de Barbados.

Ahora lo mejor: siempre hubo dinero para aviones hidrantes. Hay 2.460 millones guardados en el Fideicomiso desde abril de 2021. 24,11 millones de dólares que, con refuerzo de Nación, hubieran bastado para traer un remedio mejor que los 6 aviones fumigadores que quedan. Lo peor: el gobernador correntino y el ministro de seguridad social, Juan Zabaleta, anunciaron que el estado nacional ayudará a esa provincia con $100 millones no reintegrables. Las pérdidas en Corrientes, solo hasta hoy, están valuadas en $25.0000 millones. No es joda.

Todo esto mientras el ambientalismo K solo hablaba de Ley de Humedales, mas relacionada con presionar los negocios de barrios privados que con una preocupación genuina por los carpinchos y las inundaciones. De todos modos, el kirchnerismo dejó que perdiera estado parlamentario. Si les preocuparan los humedales quizás hubieran hecho algo antes que se quemaran 245 mil hectáreas de bañados y esteros correntinos en donde habitan muchas especies silvestres. Tampoco les interesó en 2020 cuando se quemaron 328.995 hectáreas del delta del Paraná.

Siempre hubo dinero, las alertas se vienen dando desde inicio de 2020, la cantidad de incendios siempre fue alta, los recursos se fueron recortando y ahora que la costa está que arde quieren reparar el daño con $100 millones. El daño político, es tan inmenso como el ambiental. PS: Cabandié quizás se vaya a su casa y sea reemplazada por su flamante segunda, Cecilia Spuntnik Nicolini. Solo le pedimos que si eso sucede “Warning Chechu, the thing está que burning and you are in the oven too” (Gracias a Google por su programa para traducir al inglés K)

PS 2: ¿Se acuerdan cuando Feletti manejaba las finanzas de La Matanza y guardó 10.000 millones en plazos fijos mientras el distrito nadaba en la pobreza? Cabandié tuvo diez presupuestos del SMNF escondidos mientras el país se prendía fuego Ahora si, buenas noches

*Nacho Montes de Oca es escritor y periodista especializado en relaciones internacionales
Twitter: @nachomdeo

http://nachomdeo.com/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.