Mauricio Macri ya no le atiende el teléfono a algunos y los halcones celebran su revancha

No todos los dirigentes del Pro consiguen reunirse con el expresidente; dos viejos amigos en el túnel del tiempo; picardías internas en la UCR; la misa menemista y una foto que hizo ruido en el PJ

l clima interno cambió. Lo que era una certeza absoluta en el Pro, ahora ya no lo es tanto. ¿Quién se va a quedar con la candidatura presidencial del espacio en 2023? El número puesto era Horacio Rodríguez Larreta, el alcalde porteño cuya figura creció mientras Mauricio Macri se recluía e intentaba comprender por qué había perdido la elección de 2019 con Alberto Fernández y compañía. Los realineamientos dejaron con un sabor amargo a los macristas, que rezongaban por la “ingratitud” de los dirigentes que consideraban propios.

En ese contexto circuló en los últimos días un ácido chiste interno en el partido amarillo: “¿Mauricio cambió el teléfono? No, sigue teniendo el mismo”, preguntan y responden al toque aquellos que no borraron el contacto del expresidente una vez que cayó derrotado y se quedó sin reelección. Otros dirigentes, que nunca fueron macristas puros, intentan un acercamiento, pero las heridas internas aún no cicatrizaron. Un caso es el de Emilio Monzó, que sigue sin conseguir -pese a que lo intentó- una audiencia con su exjefe político.

“Con Emilio hay buena sintonía”, aclaran de todos modos en las oficinas de Macri en Olivos. Aunque los laderos del expresidente no se conmovieron cuando Monzó dijo a LA NACION que Macri es quien más votos tiene en la interna de Juntos por el Cambio y que por ende es el único capaz de ordenar al espacio. “Monzó está negociando su lugar en el equipo de Horacio”, comentó en tono mordaz un diputado que ahora es compañero de interbloque con el expresidente del cuerpo, trasluciendo cierto espíritu de revanchismo político.

La contraofensiva macrista dentro del Pro se registra en distintos niveles políticos. En la Legislatura porteña, por caso, está a punto de conformarse un minibloque de “halconcitos” integrado por Juan Pablo Arenaza, Marilú Estevarena y Carolina Estebarena -los tres encolumnados con Patricia Bullrich- y el exsecretario privado de Macri, Darío Nieto, cuyo ingreso a la lista fue por pedido expreso del expresidente. “Nadie me va a marcar qué decir ni cuándo decirlo”, dijo uno de ellos, contrario a la moderación política de Larreta.

Mariano Spezzapria para www.lanacion.com.ar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *