Candidaturas 2023: Mauricio Macri mandó una señal y Horacio Rodríguez Larreta está inquieto

El ex presidente se mostró híper activo y avisó que no bendecirá a nadie. ¿El jefe de Gobierno debe convencerlo?

La reaparición furiosa en los medios de Mauricio Macri, con casi media docena de reportajes en TV y redes sociales en cuestión de días, encendió el alerta interno: ¿el ex presidente será finalmente candidato en el 2023? Así lo interpretó, por ejemplo, el gobernador de Jujuy y jefe del radicalismo, Gerardo Morales, que habló de un «Macri en estado puro» y listo para la competencia. El ex mandatario dice que no.

«Hoy Mauricio no es candidato. El está trabajando para lo mismo, para seguir consolidando la unidad del espacio y garantizar el triunfo de Juntos por el Cambio en la próxima elección. ¿Por qué tanta actividad? Porque ve un momento en el que hay que marcar conceptos», aseguró a Clarín uno de los asesores que trabaja diariamente con Macri.

«Somos sólo dos asesores full time, no estamos contratando encuestas, no se está tratando de reposicionar su imagen, no está dando ningún paso vinculado con una candidatura presidencial», agrega. «Pero…», sigue, y repite el eslogan que ya se diseminó en todo el PRO: «Si por alguna circunstancia, que hoy no se ve, él es el mejor candidato, ahí habría que ver. Será una decisión de él».

«El escenario cambia semana a semana, Cristina dijo ahora que todo puede explotar en un mes. Es muy dinámico todo», reabren una puerta y, acaso para subirle el precio, cierran: «Hoy está claro que en una interna gana Mauricio. Y holgado. Pero no está pensando en eso».

El ex mandatario está hoy en Europa, en un campeonato de bridge y luego irá a Qatar por su función en la FIFA. También prevé viajar a Estados Unidos, a dar clases en una universidad. Estará de vuelta recién para el 9 de abril.

¿Y si no es Macri él va a apoyar a alguien en el PRO? «No, él no va a bendecir a nadie y eso también ya lo dejó claro. Ni a Horacio (Rodríguez Larreta) ni a Patricia (Bullrich). Tampoco habría que descartar a María Eugenia (Vidal) como candidata, que se está moviendo. El quiere garantizar que haya competencia y que sea con respeto y paz».


La relación con Larreta y la inquietud del jefe porteño

La relación de Macri con el jefe de Gobierno tuvo su punto más bajo durante el arranque (y durante varios meses) de la pandemia. El ex presidente, aseguran en su entorno, rechazaba la cercanía de Larreta con Alberto Fernández y Axel Kicillof. «Lo habló y se lo dijo. ‘Ya sabés cómo son, te van a cagar’. Y le terminaron sacando la plata de la coparticipación».

Hoy, sin embargo, el vínculo volvió a ser «muy bueno». Así también califican la relación del ex mandatario «con Patricia». Un modo de dejar claro que no está corrido hacia ninguno de los dos lados.

Un funcionario que conoce muy bien a Macri y Larreta aporta su mirada: «Las dudas de Mauricio tienen que ver con si Horacio quiere ser presidente sólo para ser, como pasa con Alberto, o para cambiar las cosas que hay que cambiar».

Esa duda sobre la capacidad del jefe de Gobierno (o lo que pueda transmitir como candidato presidencial) es lo que inquieta a todo el mundo Larreta. Cómo pasar de ser un gestor probado y valorado a un postulante nacional que genere expectativas. «Horacio es un gran jefe de Gobierno. Y va a tener el mejor programa para contarle a la gente. Hay que ver si creen que puede tener la firmeza para llevarlo a cabo», se suma un funcionario que trabaja para ese objetivo.

«Es lógico que Mauricio tenga dudas, como pudo tenerlas en la Ciudad, donde de alguna manera era su alumno. Y Horacio tiene que convencerlo como hizo en la Ciudad. Pero los que dicen que no tiene firmeza no lo conocen. Tuvo firmeza para seguir con las clases, para avanzar con la seguridad. E internamente es muchísimo más duro de lo que piensa la mayoría», lo defiende un colaborador muy cercano.

La reconversión de «Larreta intendente» al «Larreta presidenciable» empezó a incluir hasta la vestimenta. «Cuando recibió a funcionarios españoles acá, hace un tiempo, lo hizo en remera, como suele usar él. Pero fijate que ahora en Madrid, cuando estuvo con la alcaldesa, estaba de traje y corbata. Eso, que puede parecer una pavada, para nosotros es importante», se sumó otro dirigente.


El trío con Santilli y Jorge Macri

Como contó Clarín, parte de la reconversión de la campaña nacional del jefe de Gobierno fue la «reincorporación» de Diego Santilli, su ex vicejefe que ganó las legislativas en provincia de Buenos Aires. La idea de ambos es lograr un acuerdo con los intendentes y el sector de Cristian Ritondo y que todos confluyan detrás de la candidatura de Santilli para la PASO a gobernador bonaerense. Impensado que haya dos representantes macristas para esa interna: siempre está el riesgo de que, al dividir, termine ganando un radical «por el medio».

La misma lógica corre para la propia interna presidencial del PRO. Si se enfrentan Larreta y Bullrich, habría riesgo de que gane «un Manes», por ejemplo. Pero la discusión sobre como salar la disputa amarilla está abierta: se habla de una interna macrista previa, de dirimirlo por encuestas (difícil) o de un acuerdo macro con reparto para todos y todas. De todos modos, tampoco se descarta que la PASO incluya fórmulas cruzadas. Dos variantes de un PRO y un radical juntos.

Respecto al esquema larretista, un tercer eslabón muy activo es Jorge Macri, intendente de licencia en Vicente López y funcionario porteño. Hay quienes especulan que su cercanía con el jefe de Gobierno podría aceitar algún tipo de apoyo del ex presidente a Larreta. Difícil que alguien lo admita, incluso en privado.

Lo que sí empieza a correr con más fuerza en las oficinas de Uspallata es una posible candidatura porteña de Jorge Macri. En lo formal, él mantiene latente también una precandidatura bonaerense, pero en charlas distendidas, hasta se ilusiona con una fórmula capitalina con Fernán Quirós. El ministro de Salud porteño es otra de las cartas que guarda Larreta para esa pelea.

Del lado de enfrente, muchos suponen que estará Martín Lousteau, el senador radical que también avanza en diálogo permanente con Larreta. En algún momento, incluso se especuló que el jefe de Gobierno podría intentar liberarle el camino en la Ciudad a cambio de reciprocidad radical a nivel nacional. Ideas de otros tiempos.

www.clarin.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.