Salario básico universal: otra locura más de CFK

Por Nacho Montes de Oca*

El plan del oficialismo para un Ingreso Universal tiene un propósito electoral concreto, un costo medible y consecuencias. Hagamos que hablen los números para sacar un par de conclusiones. Primero, digamos que se trata de un subsidio de $14.400 para 7,5 millones de personas. El monto surge de la propuesta original del diputado oficialista Itaí Hagman, que en un proyecto de ley pidió que ese ingreso cubra la CBA (Canasta Básica Alimentaria) que hoy está valuada en $14.400 y la establece el INDEC. Ya sabemos quién y cuánto, pero nos falta el porqué.

De inmediato se piensa en el fin electoral. Sobre un padrón de 34.231.895 registrados votaron en 2019 un total 27.525.103 argentinos. Por lo tanto, ese dinero llegará al 27,2% del electorado. Nada mal considerando que con ese número es posible asegurarse llegar al ballotage. Tomando la última encuesta de Giacobbe & Asoc que mide la intención de voto, el oficialismo tiene un 23,2%. Dos escenarios: el mas improbable, que se sumen esos votantes y le permitan llegar al 50,4% de los votos y el mas realista, que le permitan sumar 4 puntos adicionales.

Descartemos que esos votos vayan al presidente que ya fue devorado por una garganta profunda. La propuesta es de su jefe, Cris. Sin dudas busca detener el éxodo de votos hacia otras fuerzas y sobrevivir a la debacle producida en los bolsillos por las políticas del actual gobierno. Entonces, esos 7,5 millones de votos o el 27,2% del electorado implican comprar un regreso de la muerte política. Para Cris, no es un tema menor. Con un 72,8% de imagen negativa implica seducir o retener a un porcentaje que le daría otro round en la pelea que parece perdida

Ahora, analicemos los costos. Cada mes, implica gastar 108.000 millones de pesos por mes. Al año, 1,29 billones de pesos. Vamos a ponerlo con todos los números para contemplar esa cifra en toda su magnificencia: 1.296.000.000.000. Ese sería el costo anal del salvavidas electoral. Medido en dólares a valor oficial son 10.274 millones anuales. O 856 millones mensuales si hablamos de cuotas mensuales. Pero si lo toman como un burocráticamente como salario habría que agregarle el aguinaldo. Era una broma ¿Cómo lo van a tomar como salario? Bueno, es posible…

Si se compara con otros gastos, equipara a todas las importaciones de gas, petróleo y combustibles hechos por Argentina en 2021. Es un gasto notable considerando que este año ese gasto va a crecer y sumarse a esta iniciativa enmarcada en el Festival Permanente del Gasto Público. Son 3 puntos más de déficit sobre el PBI. No se sabe como compaginarán la meta de reducción del déficit al 2,5% acordado con el FMI si agregan 3%, salvo que quieran incumplirlas. O la meta de inflación del 62% sabiendo que el Ingreso Universal aumentaría la presión inflacionaria.

El antecedente es el Plan Platita que en 2021 intentó revertir una derrota en la PASO y tuvo un costo total de 125.790 millones. Unos $114.500 por beneficiario de subsidios de diferente naturaleza. Perdieron ganando y dejaron embarazada a la economía de un bebé inflacionario. Como se sabe, el aumento del gasto suele tener su efecto entre 6 y 8 meses mas tarde y la consecuencia fue el incremento sostenido de los índices de inflación desde marzo cuando marcó un pico récord del 6,7%. Pero seguramente Batakis, con su vasta experiencia, tiene un plan.

Dicho de otra manera, el Ingreso Universal supone para la vice un salvavidas Louis Vuitton hecho de oro y engarzado en oro y gemas que pagará el presupuesto público y que se irá licuando por la consecuencia inflacionaria que van a pagar los que reciban el beneficio y los que no. Sin dudas que con una pobreza de mas del 50% y 22 millones de personas recibiendo dinero del estado la propuesta va a ser bien recibida por muchos y comprará fidelidad electoral. Lo que no queda muy claro es si la economía resistirá este nuevo asalto a voto armado.

La Argentina debe pagar U$S 24.000 millones de deuda externa hasta 2022. Incumplir con el FMI implica dejar de recibir dólares y por ende un default. Quizás el plan sea obtener los votos en las elecciones vendiendo la épica del corte con el Fondo. Cris es capaz y Batakis lo sabe.

PS: no me vengan con levantar las restricciones al dólar, crear empleos y reducir la presión tributaria. Esto es Argentina en el año 2022 y el electorado le puso toda la polenta a las elecciones del 2019 para que esto suceda Pero al menos, no gobierna la derecha

*Nacho Montes de Oca es escritor y periodista especializado en relaciones internacionales
Twitter: @nachomdeo

http://nachomdeo.com/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.